domingo, 7 de junio de 2009

Cuando sólo quedan los recuerdos


Cuando sólo queden los recuerdos.

Nos pasamos la vida haciendo proyectos. Intentamos proyectar el futuro de nuestros hijos, iniciamos proyectos en cada etapa de nuestra vida, pero el punto de inflexión comienza cuando ya no hay proyectos, sólo recuerdos.

Gracias a los avances tecnológicos, científicos y médicos envejecemos cada vez mas tarde, pero sin duda alguna lo hacemos, tarde o temprano. Es, tal vez, el momento en el que necesitamos más cariño y atención, el mismo que recibimos en nuestra etapa infantil.

Hace algunos años, pocos se planteaban el dilema de qué hacer con nuestros padres cuando ya no puedan ser autosuficientes. En algunos casos por cuestiones económicas y en la mayoría porque la tradición mandaba. Ahora todo ha cambiado y la sociedad demanda soluciones residenciales o cualquier alternativa que no siempre debe pasar por una estancia completa en el hogar de sus hijos.

No soy indiferente a este problema porque, entre otras cosas, deberíamos dar una solución mientras nuestra capacidad nos lo permita, y aunque me encuentro en la plenitud de mi vida no descarto la idea de tener resuelto esto como si se tratara de una donación de órganos o de hacer un testamento.

Sería un engaño decir que no me gustaría terminar mi vida igual que la empecé, rodeada de los míos, pero soy consciente que todo ha cambiado y no me siento capaz de juzgar si para mejor o peor.
Ya sé que es un tópico decir- en casa mejor que en cualquier parte- pero teniendo en cuenta que nos acercamos a edades en la que hijos con edades muy cerca de la tercera edad están cuidando ancianos de más de ochenta, esto creo yo puede ser una carga muy pesada de llevar. Lo lógico es pensar que en este caso , el cariño y cuidados recibidos, deberían ser óptimos, ¿ es así en realidad ¿ Por poner un puntito, pienso en un anciano impedido o con una enfermedad delicada. ¿ Recibe en este caso mejor atención en la casa ¿

El otro extremo sería recurrir a la residencia de mayores, que no logro entender todavía, por que es tan rechazada por la mayoría de los abuelos. Imagino que dentro de algunos años lo comprenderé cuando me toque a mí, porque a buen seguro me tocará.


Escucho todo tipo de versiones, pero siempre un factor común “ la soledad y la falta de cariño en la que se encuentran.” .


¿ Es un problema que nos planteamos o lo dejamos para mañana ¿

18 comentarios:

  1. Pues pienso que cada caso es particular e individual y hay que analizarlo todo. yo he visto abuelos en residencia de mayores que se sentian mas arropados y cuidados que otros que los teian en sus casa y continuamente le hacian ver que era una carga...Yo espero no ser ninguna carga para nadie el dia de mañana..Antes prefiero pasar a mejor vida...saludos GUAPA

    ResponderEliminar
  2. Complicado tema...Yo desde luego no quisiera molestar a mis hijas...
    Muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
  3. lo ideal seria el dia que podamos valernos por nosotros mismos irnos al otro barrio para nada me gustaria ser una carga para mis hijos...y eso de ir a una residencia supongo que alli nos encontraremos todos...

    Un Abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. tal vez a medida que van pasando los años y nos vamos acercando poco a poco a la vejez, nos tomamos el tiempo para pensar en eso....
    hace algunos años, jamás se hubiera ocurrido, hoy si lo pienso!!
    tienes razón en que lo ideal sería quedarse en casa, rodeado de hijos y nietos que te cuidan y protegen..........pero..........me parece cada vez una utopía!!!
    los jóvenes tienen una vida propia y creo que es una carga un anciano en la casa!!!
    ahora todos andan a mil, ambos trabajan...no tienen tiempo....

    pienso que cuándo llegue a mi edad pasiva y ya no pueda hacer nada por mí misma,iré a una residencia para ancianos, dónde tendré a mis pares...dónde haremos las mismas cosas y no seré una carga para nadie!!!
    ni hablar si pierdo la conciencia!!!!
    jamás quisiera ser un peso para mis hijos....

    muy profunda tu entrada, amiga..
    es dura, pero es la realidad que no se puede esconder..

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hay residencias que están muy bien, lo sé por gente que está en ellas. Lo malo es que valen un pastón, y hay categorías dentro de estas residencias. Si a mí me garantizaran estar en una de ellas, no me importaría ir cuando ya no pudiera valerme por mí misma. Una residencia donde se nos trate como personas y no como desechos. La dignidad hay que preservarla siempre.
    De todas maneras es un tema delicado.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor pienso que sería llegado el momento decidir por uno mismo ir a una residencia. Nosotros, bueno más exactamente mi madre, tiene a mi abuelo con 94 años, y si... "está muy bien para su edad" dice la gente, pero no nos engañemos, no está bien: tiene pavor a quedarse solo, falta de memoría, se cae por su torpeza muy a menudo. Estamos con él en un sinvivir. Cada vez que suena el teléfono vives una angustía, pero él la palabra "residencia" no la quiere ni oir. Es como un "aparca viejos"... en fin... Es triste llegar a esa edad aún teniendo mucha gente a tu alrededor: hijos, nietos, bisnietos.... porque sin querer, es cierto que te conviertes en una carga.

    Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  7. Ojalá no tubieramos que plantearlo, pero lastimablemente hoy en dia debido al ritmo de trabajo que todos llevamos muchas veces suele ser un serio problema.
    Evidentemente los padres lo dan todo por los hijos y a tal consecuencia los hijos tendriamos que darlo todo por los padres. De todas formas cada casa es un mundo con sus problemas diarios.

    ResponderEliminar
  8. UFFF, un tema delicado, antiguamente, no habia más solución, no existian las residencias y la forma de pensar y de vivir eran completamente diferentes.
    Veamos... hoy en dia desde bien pequeñitos nuestros hijos, van a la guarderia, podriamos pensar que es más o menos lo mismo no?? llegado el momento... que nos lleven a una guarderia de adultos!!!
    Ahora en serio, debido al ritmo de vida que llevamos, es casi imposible, dar todos los cuidados necesarios a una persona mayor y enferma.. somos por eso menos humanos??no lo creo.
    Un besote enormee Nuria!!!
    Perdona mi tardanzaaaaaaa, me faltan horas, pero no me olvido de vosotros!!!

    ResponderEliminar
  9. Sigo teniendo problemas con el ordenador, y no he podido comentarte. A ver si, a la enésima vez, y en esta entrada, puedo.

    En el caminar de la vida vamos cambiando. Cuando era pequeña me atrevía a "juzgar" a aquellos hijos que "encerraban" a sus padres, los seres que le habían dado la vida, que lo habían dado todo por ellos, en residencias. Reconozco que era bastante dura con ellos.

    Como te digo, con el transcurrir del tiempo, no veo descabellado el que nuestros seres queridos mayores, que tienen problemas añadidos de salud, que nosotros, por nuestros trabajos o compromisos, no podemos atender adecuadamente, estén en sitios adecuados, con personal especializado, atendidos, mimados, queridos... pero no los abandonemos nunca. (Y te lo digo yo, que no tengo a nadie por encima de mí en edad).

    Me encanta tu forma de escribir y quiero darte las gracias por tu comentario tan enriquecedor y lleno de enseñanza que me has puesto.

    Gracias, mil, Nuria. Seguimos leyéndonos.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. Alijodos :
    El problema esta precisamente ahí. Tal vez llegue un momento en que tú ya no controles tu razón, y ya no podrás decidir.

    Ana :
    Si, es un tema delicado pero quiero hacerle frente antes de que sea demasiado tarde.

    Estela :
    Yo tampoco quiero ser una carga para mis hijos... nos veremos en una residencia...

    Adrisol :
    Yo tampoco quiero depender de nadie, pero quién sabe, por eso me gustaría solucionarlo antes.

    Anabel Botella :
    Sí, es un tema delicado, es como hablar de la muerte ( palabra tabú ) y sin embargo es algo que seguro ocurrirá.
    Ya sé que hay residencias caras, esas son precisamente las que me gustaría y no una en la que el trato sea denigrante.

    alma máter :
    De cualquier manera nos convertimos en una carga, yo quiero que esa carga sea lo menos pesada, Me gustaría conservar el cariño y la proximidad de mi familia en esos momentos pero no estorbar.

    Sisco :
    Cada persona es un mundo, cada familia ni te cuento. Pero la elección es individual, mientras puedas.

    una sonrisa :
    Pues claro que sí, a la guarde, repitiendo nuestra infancia pero sin que nos recojan nuestros padres a las 5.
    ´Me parece que nos vermos por ahí.

    No te preocupes por la tardanza, ya sabes que te dije, como la canción... Si tu marido te dice VEN, tú lo dejas todo. jajaja

    Mar:
    No eres la única que tiene problemas con el ordenador, yo me peleo continuamente con él.

    Claro que cambiamos de parecer a medida que van pasando los años, es natural. Pero la vida te hace dura y tarde o temprano llegará la hora de meter el frenazo y dejar que fluya el tiempo de forma reposada...
    Yo no abandonaré a mi madre, mi padre ya no está aquí, pero dentro de unos años viendo el panorama no creo que mis hijos tengan fuerzas para atenderme. Además soy muy complicada jeje.
    Gracias a tí por entrar, me ha gustado conocerte y claro que nos leemos.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios a pesar que el tema era desagradable pero muy real.

    ResponderEliminar
  11. La reflexión que nos propones, ¡tiene su tela!, pero como bien dices ¿lo tenemnos que dejar para mañana?.

    Yo, desgraciadamente, ya no tendré esa opción con mis padres. Espero tampoco no tenerla -o que tarde pero que mucho tiempo- con mi otro anciano ser querido. Pero si así fuere, ahora mismo, no tengo ninguna duda. Asumiría esa responsabilidad, pues creo que es nuestro deber como hijos.
    Otros comentaristas dicen que cada caso es un mundo y, seguro que es así. Pero lo que tú planteas es una cuestión general más amplia por eso, la reflexión se las trae, porque es real, porque no podemos escondernos de ella. Es muy fácil hablar y ¿quizás? cambiar de opinión cuando nos toque.
    Yo, continuo con la misma opinión. Espero que no cambie.
    Un besito, ciudadana.

    ResponderEliminar
  12. Es todo un tema, pero pienso que muchos ancianos en sus hogares son mal atendidos por muchos motivos, y es preferible que estén donde les den calor de hogar y no hogar sin amor, las mujeres que tenemos hijos, no queremos molestarlos cuando nos llegue ese momento, si llegamos, yo creo que sufren todos, los hijos, los padres y los nietos, da este tema para mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Es un tema muy sensible. A nadie le gusta la soledad, pero vivimos en un mundo hipercompetitivo en donde a veces, no puedes hacerte cargo de eso. La verdad, estoy en la misma situación. No me gustaría ser una carga para mis hijos, si alguna vez los tengo.
    Un rampyfreso

    ResponderEliminar
  14. Mi comentario no tiene nada que ver con tu entrada, pero un blog es lugar para compartir cosas. En el mio,
    http://callejadelahoguera.blogspot.com
    trabajo en las memorias de mi abuelo, fusilado en Córdoba en
    1936.
    Por otro lado pido tu adhesión, a través de mi blog, a la candidatura de la ciudad de Córdoba como ciudad europea de la cultura 2016. Si no te importa...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  15. A mi mi propia madre me dio una lección impagable.

    Cuando más o menos se acercaban sus 65 años, organizó los papeles para trasladarse a un residencia. Durante muchos años ha vivido entrando y saliendo, pasando los fines de semana en casa, vacaciones a veces aquí y otras con sus hermanos, con amigas, etcétera, y ahora, que las cosas no son fáciles, sé que ella está bien atendida como no lo estaría conmigo.

    Es duro para mí que no para ella. Tiene su gimnasia, su piscina, su terapia, atención constante, está en un grupo pequeño con mucha gente alrededor. El sitio es estupendo y nada más podría pedir pero para hacer eso hay que tener mucha entereza y no todo el mundo la tiene.

    Me parece que en este país y no sólo en este tema, nos hemos quedado 50 años atrás y convendría que avanzáramos. Para ello es esencial la información, algo de lo que en general carecemos, aunque parezca mentira. Vivimos en la era de la información pero tan sesgada que al final no sabe uno a qué carta quedarse.

    Soy de la opinión que hay que preocuparse cuando las cosas tienen solución y no suponen un problema para los que nos rodean y lo que aún es más importante, cuando nos ven irnos felices y nos siguen teniendo al alcance y pueden estar tan cerca como siempre.

    Besitos guapa y voy a seguir leyéndote

    ResponderEliminar
  16. José-Manuel :
    Tema duro eh! pero nos va a tocar, seguro.

    medianoche :
    Nadie quiere molestar por eso...

    RAMPY :
    Tendrás hijos y verás como duele.

    josealfonsomartinea :
    Gracias por entrar, y lo tomo en consideración.

    Montse:
    Te echaba de menos.
    No sólo se trata de 50 años de retraso que los hay, sino del convencimiento de que hay un lugar en cada momento de la vida reservado para nosotros.
    Tu madre te dio un lección de "savoir faire" y yo quisiera tener el valor de hacer lo mismo, pero si puedo algo mas tarde, espero...

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  17. Cada caso es distinto, por las circunstancias. Yo intentare no llevar a mi madre a una residencia, pues mi hija es enfermera y dice que no se les puede tratar como en casa, ten en cuenta que hay tres turnos, los de mañana, cuando llegan a las 8, les dan el desayuno, y los levantan (al que lo necesite. Por la tarde, intentan que a las 8,30 esten en la cama, porque ellos se tienen que marchar, y deben dejar su trabajo hecho para cuando viene el turno de noche, pero no se si sabras, que un anciano, con 5 o 6 horas de sueño, tienen mas que suficiente, con lo cual, a las 3 de la mañana, estan dando vueltas en la cama, pero sobre todo, dandole vueltas a su cabeza, a sus recuerdos, y se levantan molidos, y asi noche tras noche, en la oscuridad y en su soledad, solo piensan en irse para dejar de molestar. Un beso Nuria

    ResponderEliminar
  18. Es terrible pero... mi padre, 4 años de Alzheimer en fase final, en casa, en su entorno y con su familia. Es duro, pero así debe ser.

    ResponderEliminar